NUESTRAS PROPUESTAS PARA LAS ORDENANZAS FISCALES

Esta mañana los concejales de Chunta Aragonesista hemos presentado nueve enmiendas a las Ordenanzas Fiscales, las primeras del equipo de gobierno PSOE-PAR, con las que proponemos la introducción de importantes innovaciones en materia fiscal y perseguimos tres objetivos:

No aumentar la presión fiscal del ayuntamiento sobre los ciudadanos en un momento de subida continua de las hipotecas, lo que supone una disminución de la tasa de ahorro de las familias.
Primar fiscalmente aquellas actividades sociales y empresariales que contribuyen a la sostenibilidad medioambiental en la ciudad.
– Contribuir a mejorar la calidad de vida de aquellas personas que residen en las denominadas “zonas saturadas”.

Nuestras propuestas son las siguientes:

A.- Respecto del IPC tomado como referencia:

1. Utilizar como referencia de IPC la oficialmente presentada por el Ministerio de Economía  -es decir, el 2,2%-, lo que supone un ahorro de 0,4 puntos para los habitantes de Zaragoza.

El Indice de precios al consumo (IPC) utilizado para las Ordenanzas Fiscales está por encima de la referencia oficial del INE, lo que encarece los recibos y aumenta la presión fiscal en Zaragoza. La última referencia oficial ofrecida por el Instituto Nacional de Estadística  tuvo lugar el pasado 13 de septiembre y situaba el IPC interanual en el 2,2%. Esta es la referencia que han seguido prácticamente todas las ciudades que han aprobado inicialmente sus ordenanzas fiscales (Bilbao, Valladolid, Gijón, Murcia, Córdoba, Toledo, Santander…).

Zaragoza es –junto con Madrid, que aplica un 0,1% más- la ciudad del estado español donde se utiliza el porcentaje más alto para aplicar los impuestos y tasas. Esto supone que Zaragoza y Madrid van a ser las ciudades españolas donde más van a subir los impuestos este año.

B.- Con el fin de introducir medidas fiscales que mejoren el funcionamiento de los servicios municipales y beneficien a los ciudadanos que cumplen puntualmente con sus obligaciones:

2. Tasa por Prestación de Servicios Urbanísticos. CHA propone una bonificación del 100% de la cuota del impuesto a aquellas obras realizadas en ejecución de un informe de la Inspección Técnica de Edificaciones, siempre y cuando lo hayan sido en el plazo indicado. Con esta medida se trata de incentivar fiscalmente la mejora de la seguridad estructuras de los edificios de la ciudad.

3. Tasa de retirada y depósito de vehículos. CHA propone que no se abone ninguna cantidad por la retirada y depósito de vehículos en el caso de robo de vehículos en los que medie denuncia, siempre y cuando se realiza en un plazo de tiempo prudencial.

4. Tasa de retirada y depósito de vehículos. CHA propone que la tarifa por custodia de vehículos en el depósito municipal sea gratuita las dos primeras horas e incluya el principio de progresividad aplicándose dicha tarifa de manera similar a que ya rige para los aparcamientos públicos, con el fin de primar la mejora del servicio.

C.- Con el fin de contribuir al cumplimiento de los objetivos de la Agenda 21 y premiar económicamente las actuaciones sostenibles:

5. Bonificación en el Impuesto de Actividades Económicas para las empresas con planes de transporte colectivo. CHA  propone una bonificación del 5% de la cuota del Impuesto de Actividades Económicas a todas las empresas que cuenten con un Plan de Transporte Colectivo para sus trabajadores. Esta actividad contribuye a mejorar la movilidad en la ciudad, nos acerca al cumplimiento de los objetivos de la Agenda 21 e impulsa la sostenibilidad medioambiental en la ciudad de Zaragoza. Afectaría esencialmente a las empresas ubicadas en los polígonos industriales de nuestra ciudad.

6. Impuesto de matriculación de vehículos. CHA  propone eximir de este impuesto durante los primeros cinco años desde su matriculación, a aquellos vehículos movidos con energías alternativas sostenibles, con el fin de contribuir a mejorar la sostenibilidad medioambiental de la ciudad.

D.- Con el fin de incentivar fiscalmente la disminución de las afecciones producidas por las denominadas “zonas saturadas”:

7. Bonificación en el Impuesto sobre Bienes Inmuebles. CHA propone bonificar en un 30% de la cuota íntegra del impuesto a aquellas viviendas que están localizadas dentro de los ámbitos de las denominadas “zonas saturadas” para actividades reguladas en la ley 11/2005, de espectáculos públicos, actividades recreativas y establecimientos públicos.

8. Prestación de Servicios Urbanísticos. CHA  propone incluir aquellas modificaciones y correcciones necesarias para que se reduzca al mínimo legalmente exigible, y si es posible se elimine -previos los estudios jurídico-técnicos necesarios-, el coste de la licencia de apertura de aquellos establecimientos sometidos a la Ley de Espectáculos e incluidos en las Zonas Saturadas, que o bien reduzcan su categoría al horario reducido sin equipo musical, o bien se transformen en una actividad no incluida en la Ley 11/2005.

E.- Con el fin de redirigir la presión fiscal en beneficio de la ciudadanía, sin que el ayuntamiento vea mermados sus ingresos:

9. Creación de una Ordenanza Fiscal nueva que grave la actividad de las empresas de telefonía móvil. CHA propone crear una tasa nueva que grave a las empresas de telefonía móvil por la utilización del subsuelo, suelo y vuelo público municipal. Estas empresas –siguiendo el ejemplo de otras ciudades que ya la han puesto en marcha- deberían pagar unos tributos al Ayuntamiento equivalentes al 1,5 % de los ingresos brutos procedentes de la facturación que obtengan anualmente en el término municipal de Zaragoza. De esta manera se grava más a quien más gana.

CHA ZGZ

La unica alternativa de izquierda aragonesista. Con independencia, coherencia y defendiendo los intereses de la ciudadanía

0 comentarios en «NUESTRAS PROPUESTAS PARA LAS ORDENANZAS FISCALES»

  • el 11/10/2007 a las 18:00
    Enlace permanente

    Desconozco si se puede aumentar la presión fiscal con arreglo a la facturación de la empresas, pero de ser posible, incluiría un aumento de los impuestos municipales para aquellas empresa en las que la producción (no oficinas ni representación) se encontraran dentro del casco urbano y superaran una cierta facturación anual, con el fin de que dichas empresas les resultara más caro estar dentro de la ciudad que en las zonas industriales.

    Asi mismo plantearía una reducción fiscal para ciertos tipos de comercios de menos de 200 metros, que se instalaran en la zona histórica y en ciertos barrios envejecidos, para crear un tejido social que sujetara de alguna manera la despoblación de ciertas zonas en la ciudad.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.