A la espera de un nuevo dragado

Hace un año recordábamos en este blog la vergüenza que supone  tener que dragar cada 12 meses el cauce el río Ebro a su paso por Zaragoza. Hoy, han vuelto a aparecer las máquinas en el embarcadero de Vadorrey para volver a iniciar lo que nunca se tendría que haber producido, según nos comentan desde la Asociación Ríos Vivos que son tambén quienes nos han pasado la foto. Dragar el río, por mucho que se empeñe Jerónimo Blasco, sí que crea afecciones medioambientales a este importante ecosistema porque no se llevan sólo las piedras y residuos que arrastra el río, sino también parte  de su ecosistema.   La cuestión es que Belloch y su séquito se han cargado no sólo la navegabilidad  del Ebro sino también se está llevando por delante el propio equilibrio de este cauce. Y, todo a golpe de dinero público. 400.000 euros calculamos en su día el coste de esta broma del señor Belloch. No sabemos cuánto costará esta vez, pero las cuentas municipales no se lo pueden permitir. No se puede permitir tirar el dinero al Ebro mientras se cierran equipamientos o se aplazan pagos y facturas a pequeñas empresas,  por falta de liquidez. No se puede y no se debe. Vuelvo a repetir que es vergonzoso esta manera que tiene Belloch de jugar con el dinero público mientras se carga la navegabilidad del río.  Si Belloch y Expoagua hubieran comprado los barcos adecuados en lugar de intentar adaptar el Ebro a estas embarcaciones, hubiera sido posible disfrutar del río en condiciones, con una navegación sostenible y adecuada. Pero además de dejarnos sin poder navegar en condiciones, el Ebro tiene, encima, que aguantar un zarpazo brutal que como el turrón vuelve cada año, aunque se aleje de la Navidad.

CHA ZGZ

La unica alternativa de izquierda aragonesista. Con independencia, coherencia y defendiendo los intereses de la ciudadanía

Un comentario en «A la espera de un nuevo dragado»

  • el 12/04/2011 a las 18:40
    Enlace permanente

    Bueno, todo esto tiene una muerte anunciada. Lo malo es el dinero despilfarrado entretanto, por cabezonerías o mala gestión.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.